Make your own free website on Tripod.com

16. LAS GEMAS

En este tema haremos un breve resumen de las propiedades físicas y curativas de las gemas, para más información pueden buscar en internet o en la bibliografía que se menciona al final.

Definición: La ciencia que estudia los minerales es la mineralogía, mientras que la petrología es la ciencia que estudia las rocas. Los minerales se diferencian de las rocas por su estructura física y por su composición química, que es homogénea, es decir, siempre tienen las mismas características físicas y químicas. Si observamos una roca o un grano de arena con una lente de aumento, apreciaremos que, casi siempre, están compuestos por un conjunto de granitos distintos entre sí. Cada granito, por lo general, está compuesto por la misma materia y, por lo tanto, es un mineral. Observando la arena, por ejemplo, podremos ver que frecuentemente está compuesta por granitos de cuarzo y por granitos de mica. 

LAS FORMAS MAS UTILES PARA LA CRISTALOTERAPIA

Los cristales que se necesitan no deben tener inclusiones de otros minerales, deben ser puros y no deben ser de tamaño muy grande. Las formas de uso más común en cristaloterapia son:

BARRITAS: pequeñas barras, sobre todo de turmalina y de kyanita.

BITERMINADAS

MASAJEADORES: son puntas de cuarzo talladas artificialmente, cuyo extremo inferior ha sido redondeado para permitir el contacto con el cuerpo humano.

MOLIDAS O BARRILADAS: fragmentos irregulares o deformes de cristales que son sometidos a un tratamiento con abrasivos y calor para redondear su aspereza y abrillantarlos. Son, con diferencia, los más baratos.

PEQUEÑAS DRUSAS

PEQUEÑAS GEODAS

PEQUEÑAS MASAS: fragmentos masivos de cristales más grandes que no presentan planos o facetas regulares.

PEQUEÑOS AGREGADOS: agregados de cristales de la misma clase.

PUNTAS

ESFERAS: su uso más corriente se asocia dese antiguo con la adivinación.

PIRAMIDES: sobre todo, las que tienen exactamente las mismas proporciones que la pirámide de Keops, poseen una energía particular y hay quien las utiliza tanto en la terapia como para preparar el elixir de cristal.

OBELISCOS: su uso es comparable al de las puntas, parece ser que con resultados inferiores.

GEODAS, DRUSAS Y AGLOMERADOS: de dimensiones medianas y grandes se usan para la limpieza y potenciación energética de los ambientes, y por otro, para el cuidado y la recarga de los cristales más pequeños.

  LOS COLORES

Estos constituyen una de las claves para comprender y utilizar los cristales, ya que, como veremos, estos son de colores y, por lo tanto, se relacionan con los chakras y el aura del mismo color. Desde antiguo, el hombre ha sido perfectamente consciente de que su parte más profunda percibe luces y colores, y la cromoterapia enseña que las células, y por lo tanto los órganos, y por extensión todo el cuerpo (parte mental, emocional, psíquica, espiritual y energética incluidas) reaccionan a los colores.

 

Estos son una representación de la energía y actúan con nosotros constantemente. El verde es relajante, el rojo es excitante, el azul es calmante, el amarillo es estimulante, y esto tanto en la opinión popular como en la realidad médico científica.

 

A continuación se muestran los valores de longitudes de onda de los distintos colores (aprox):

 

 

COLOR

LONG. ONDA(milimicras)

violeta

390-440

azul

430-500

verde

500-560

amarillo

560-630

naranja

590-630

rojo

630-780

Para mayor información sobre la energía, chakras, aura, etcétera, ver el Módulo V.

 

LA LIMPIEZA Y LA RECARGA ENERGETICA

 

Ahora ya poseemos un cristal y debemos ocuparnos de él. Desde el principio, y con independencia de la forma en que haya ido a parar a nuestras manos, debemos pensar en su limpieza energética.

No es conveniente tocarlo demasiado antes de limpiarlo, puesto que no hay forma de saber quien lo ha manipulado antes, ni conocer los traumas que haya podido padecer, puesto que él emite en cualquier caso su energía.

 

Pondremos el cristal en un recipiente, que no sea de plástico, con sal gruesa (o marina) y lo dejaremos reposar entre 1 y 12 hrs, (según el tipo de cristal y las necesidades), tras lo cual pondremos el cuenco directamente bajo el agua corriente durante, por lo menos, otra hora y, en cualquier caso, hasta que toda la sal se haya disuelto, con la precaución de pedir al deva o elemental del Agua que transforme las energías negativas en neutras. No hay que olvidar dar gracias al deva del agua: sabrá apreciarlo.

En el caso de cristales que contengan cobre o derivados, no podemos utilizar sal, puesto que podrían oxidarse; por el contrario, utilizaremos arcilla (siguiendo el método aplicado con la sal) o los dejaremos al menos 12 hrs bajo un chorrito de agua corriente: bastará con la de la llave, ya que no siempre tendremos un arroyo natural, como sería preferible.

También en este caso debemos pedir la ayuda del deva del agua para transformar las energías negativas en neutras y darle las gracias.

 

Otro método de limpieza consiste en enterrar los cristales bajo la nieve y dejarlos así durante 1 o 2 días. Los cristales oscuros y en general, todos aquellos que no sean transparentes, necesitan un tiempo mayor de permanencia en el agua, en la sal o bajo la nieve. Deben tratarse del mismo modo los anillos, cadenas, pasadores y brazaletes que contengan piedras engastadas.

 

Llega ahora el momento importante de la acogida o de los mimos. Si, de los mimos, puesto que tras un tratamiento energético de limpieza como el que les hemos aplicado, también ellos necesitan ciertas deferencias y un poco de dulzura: en una palabra, sentirse como en casa.

Tomaremos un cristal en la mano junto con un poco de jabón líquido o de baño espumoso y mientras, lo acariciamos dándole la bienvenida y transmitiéndole todo nuestro afecto y toda la alegría que sentimos al haber encontrado un nuevo amigo.

 

Ahora poseemos un cristal energéticamente limpio, pero también energéticamente virginal, o casi; la siguiente operación será la de infundirle energía, la de recargarlo. Conferir energía a un cristal es fácil y hay numerosos modos e instrumentos para realizarlo: describiremos solo algunos.

 

 

CARGA Y RECARGA DE ENERGIA

 

Con el REIKI: quien ha tenido la activación del reiki de primer o segundo nivel, puede utilizarlo para dar energía a todo tipo de cristales. Con el primer nivel, por lo menos se necesitan 15 o 30 minutos en varias sesiones, mientras que con el segundo nivel bastarán entre 5 y 15 mins.

 

Con la ENERGIA SOLAR: se coge el cristal y se expone a la luz solar durante un tiempo variable, entre una hora y un día entero, en función de su tamaño y de la energía que necesite. Un único consejo: ciertos cristales (especialmente los transparentes de colores) pueden perder o mudar su color, en cuyo caso habrá que evitar su exposición a la luz solar.

 

Con la ENERGIA DE LA LUNA: hay que exponer el cristal a la luz lunar durante toda una noche y, a ser posible, en un lugar abierto.

 

Con la ENERGIA DE LA NIEVE Y DE LA LUNA O DEL SOL: hay que exponer el cristal a la luz lunar o solar, colocándolo sobre una superficie nevada; los cristales en nieve potencian la absorción de energía.

 

Con la ENERGIA DE LA TIERRA Y DE LA NATURALEZA: se debe enterrar el cristal, a ser posible cerca de las raices de una planta, y dejarlo así al menos durante 2 o 3 días. Si vivimos en la ciudad, también podemos utilizar una maceta de interior. En este caso, el tiempo deberá ser necesariamente más largo.

 

Con la ENERGIA DE LA PIRAMIDE: debe ponerse el cristal bajo una pirámide, de las proporciones de la pirámide de Keops, y dejarlo así durante 24 horas, por lo menos.

 

Cada una de estas energías, además de cargar el cristal, le confiere sus propias cualidades: el Sol le infunde una energía Yang, la Luna una energía Yin, el Reiki la Energía Universal, etcétera. Dejaremos ahora el cristal en un lugar donde pueda ser visto (sobre un mueble o una repisa) y donde pueda entrar en contacto con la energía del lugar en el que vivimos. Si tenemos ya otros cristales, lo pondremos junto a ellos, lo que nos agradecerá enormemente: en cualquier caso, no lo pondremos en un cajón oscuro, pues sufriría mucho y, sobre todo, porque no nos ha buscado y encontrado para que lo dejemos a oscuras.

 LA PROGRAMACION

 

Todo lo que hemos hecho hasta ahora ha permitido que el cristal se acerque a nosotros, lo que no quiere decir que sea expresa y exclusivamente nuestro. Destacamos la palabra nuestro porque no se le quiere dar el significado de posesión que se suele atribuir. En este caso, tiene antes un significado de personalización, de mayor empatía con nuestra energía y de estrecha proximidad, que de posesión. El sentimiento de posesión es algo que tiene que ve con la peor parte del tercer chakra, y a los cristales no les gusta sentirse poseídos; por el contrario, prefieren sentirse en comunión con nosotros, sentirse queridos, sentirse hermanos. Tanto es así, que a menudo, cuando se establece una relación de pura posesión con un cristal, sucede que uno acabará perdiéndolo o desaparecerá de repente.

 

Antes de llegar a la parte práctica, a la explicación de cómo se hace la programación, dedicaremos dos palabras al significado, o mejor, a a los significados que puede tener este término.

Programar no significa imponer nuestra voluntad al cristal, ya que esto implicaría una coerción, sino que tiene el sentido de una invitación a entrar en total simbiosis con nuestra energía personal y a interactuar solo con ella.

Vayamos ahora al aspecto práctico. Programar no es dificil, y hay muchas maneras válidas, aunque todas ellas pasan por la comunicación extrasensorial. Describiremos ahora una de ellas, que utilizamos normalmente, pero que cada cual podrá adoptar a su manera, de acuerdo con su propia forma de sentir.

 

Lo primero que haremos es ponernos cómodos, en un ambiente silencioso, y asegurarnos de que no queremos ser molestados. Deberemos de relajarnos y entrar en un estado de meditación y silencio. Tendremos en la mano el cristal que vamos a programar y, cuando hayamos accedido al espacio de la meditación, nos llevaremos el cristal al tercer ojo (sexto chakra), sosteniéndolo con la mano izquierda (los zurdos con la mano derecha).

En este punto entraremos dulcemente en contacto con el cristal, dejándonos llevar por su energía. Cuando estemos listos le pediremos al deva o elemental del cristal que escuche, que sienta y reconozca nuestra energía. Esto puede hacerse enviando mentalmente, en tres ocasiones, un mensaje en este sentido al deva del cristal. Debemos hacerlo de manera que los pensamientos formulados sean muy claros y precisos. Una vez hecho esto, podemos pasar a la fase de programación propiamente dicha.

 

Empezaremos enviando al cristal pensamientos de amor, de bienvenida y de aceptación, y seguiremos pidiéndole al deva del cristal que acceda, a partir de ahora, a interactuar únicamente con nuestra energía. Repetiremos esta idea tres veces, con fuerza y determinación, y sobre todo con mucho amor.

No hay que olvidar darle las gracias, antes de separar el cristal de nuestra frente. En este momento la programación se ha completado, y a partir de ahí ya podemos empezar a interactuar con el cristal, que por fin es nuestro.

 

Cada vez que sintamos la necesidad de pedirle algo a nuestro cristal, podemos repetir el mismo procedimiento o, como ya se ha dicho, un método más acorde con nuestra forma de ser. Por ejemplo, podemos pedirle al deva del cristal que sea él quien halle la mejor manera de comunicarse con nosotros. Esto es muy importante ya que nos pone en disposición de poder satisfacer numerosas peticiones.

Por ejemplo, si dudamos ante una decisión, o no tenemos las ideas claras sobre algo que nos está ocurriendo, y necesitamos un poco de ayuda, podemos pedirle a nuestro cristal que nos eche la mano, que nos ayude a aclararnos las ideas.

 

Debido a que este tema se podría tratar abundantemente, pero no podemos ampliarnos demasiado, ponemos a continuación la RELACION DE LOS CRISTALES CON LOS CHAKRAS, para que cada quien pueda actuar según sus necesidades.

Todo este tema ha sido trascrito del excelente libro:

 

Cristaloterapia. Cómo curarse con los cristales.

Tabish Griziotti Basevi

Editorial de Vecchi

1996 Barcelona, España.

 

Para ampliar la información consúltenlo ya que es buenísimo, viene muy completo y trata temas complementarios como el aura, la meditación, etcétera.